Stella McCartney vuelve cargada de fuerza al mundo de la óptica, llega tanto para niño como para adulto. La colección respeta la tendencia naturalista de Stella y no utiliza ni piel ni pelo en sus modelos. Las gafas están diseñadas en un especial BIOAcetato formado por diversas materias primas.